Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Uso de Cookies en el sitio web:
 
CECOTEN le informa del uso de cookies propias y de terceros en nuestro sitio web. Una cookie es un archivo de texto muy pequeño que un servidor web puede guardar en el disco duro de un equipo para almacenar algún tipo de información sobre el usuario. Sólo puede ser leído por el sitio web que lo envío al equipo.
 
Normalmente los sitios web utilizan las cookies para obtener información estadística sobre su página web, y analizar el comportamiento de sus clientes/usuarios.

Artroscopia Orthoinfo

¿Por qué necesito una artroscopia?

La artroscopia contribuye a que su médico realice un diagnóstico definitivo y trate su dolor articular.

Durante la primera consulta, el médico le planteará varias preguntas sobre sus problemas articulares y realizará una exploración exhaustiva.

Pruebas diagnósticas: su médico podrá utilizar varias pruebas como radiografías, resonancias magnéticas (RM) y tomografías computarizadas (TC) como soporte para detectar qué está causando su problema articular. Si las pruebas no son concluyentes, puede que su médico recomiende la artroscopia para cerciorarse de alcanzar el diagnóstico correcto.

Tratamiento artroscópico: puesto que las técnicas e instrumentos quirúrgicos han mejorado, cada vez se tratan más afecciones articulares con artroscopias.

La artroscopia se utiliza frecuentemente para reparar una amplia gama de problemas, como por ejemplo:

• Cartílagos dañados, como una rotura de menisco en la rodilla.
• Desgarros de ligamentos y tendones, como un desgarro del manguito de los rotadores en el hombro.
• Fragmentos sueltos de hueso o de cartílago.
• Inflamación del revestimiento articular (sinovitis).

¿Qué ocurre durante la intervención?

La mayoría de cirugías artroscópicas se realizan de forma ambulatoria.

Los pacientes normalmente se marchan a casa unas horas después de la intervención. Necesitará que un acompañante le lleve en coche a casa.

Aunque en muchos aspectos este procedimiento es más sencillo que una cirugía convencional, la artroscopia sigue precisando un quirófano y anestesia.

Anestesia: con el fin de evitar el dolor durante el procedimiento, se le administrará anestesia local, regional o general.

• La anestesia local solo adormece la articulación. Se le inyectará un medicamento anestésico en la articulación y alrededor de las pequeñas incisiones.
• La anestesia regional adormece toda la zona. El medicamento anestésico se inyecta en los nervios que controlan la sensibilidad de la zona.
• La anestesia general le deja dormido.

El anestesista hablará con usted respecto al mejor método para su caso.

Si su anestesia es local o regional, es posible que pueda ver la intervención en un monitor de televisión.

Su cirugía: la mayoría de intervenciones artroscópicas suelen durar menos de una hora. La duración de su cirugía dependerá de lo que encuentre el cirujano y del tratamiento necesario.

• Su cirujano hará primero una pequeña incisión en la piel (aproximadamente del tamaño de un ojal) para el artroscopio
• Después, el cirujano enjuagará la articulación con una solución estéril. Esto facilitará que el cirujano pueda ver el interior de la articulación claramente y con un alto nivel de detalle.
• El cirujano introducirá el artroscopio y utilizará la imagen proyectada sobre la pantalla de vídeo para guiarlo.
• Si se precisa un tratamiento quirúrgico, el cirujano insertará otros instrumentos de tamaño reducido a través de un pequeño corte adicional. Podrían ser instrumentos tales como tijeras, fresas motorizadas o láseres.
• Puede que el cirujano cierre las incisiones con suturas o con puntos de aproximación (parecidos a pequeñas tiritas) y que los cubra con un vendaje ligero.

Le trasladarán a una zona de recuperación y debería poder marcharse a casa en una o dos horas.

¿Cuando tiempo dura la recuperación?

La recuperación de una artroscopia es mucho más rápida que la de una cirugía abierta.

A pesar de que las incisiones serán pequeñas y el dolor articular será leve, la articulación no estará completamente recuperada hasta que transcurran varias semanas.

Ejercicio: es importante realizar ejercicios con frecuencia para recuperar la fuerza y la movilidad. Su médico le recomendará ejercicios específicos que contribuirán a acelerar la recuperación.

Actividades diarias: no es poco frecuente que pueda retomar sus actividades cotidianas y volver al trabajo o al colegio pocos días después de la intervención. Si su trabajo incluye actividades pesadas, puede que tarde un poco más en reincorporarse al puesto.

Puesto que el estado de salud de los pacientes es muy variado, el período de recuperación de cada persona será distinto. Hable con su médico respecto a cuándo podrá volver a realizar actividades físicas y ejercicios de mayor intensidad.

Complicaciones: la mayoría de los pacientes no sufren complicaciones tras la artroscopia. Sin embargo, al igual que con cualquier cirugía, existen algunos riesgos. Normalmente estos serán leves y tratables y su médico los comentará con usted.

Los problemas potenciales tras la artroscopia incluyen infecciones, coágulos, inflamación o hemorragia excesiva y daños en los vasos sanguíneos o en los nervios.

Su médico hablará con usted sobre las posibles complicaciones.

¿Qué es la artroscopia?

Una artroscopia es una intervención quirúrgica que se utiliza para diagnosticar y tratar problemas articulares.

Durante la artroscopia, su médico le insertará en la articulación un instrumento pequeño y fino que se llama artroscopio. El artroscopio contiene una cámara de vídeo en miniatura y una fuente de iluminación.

La cámara de vídeo muestra las imágenes en una pantalla de televisión, ofreciéndole a su médico una visión clara del interior de la articulación. Su médico podrá valorar los problemas y posiblemente corregirlos durante el procedimiento.

Puesto que el artroscopio y los instrumentos quirúrgicos son finos, el médico podrá realizar una incisión muy pequeña en lugar de la incisión más grande requerida en una cirugía abierta convencional.

Las articulaciones que se examinan mediante artroscopia más a menudo son la rodilla, el hombro, el codo, el tobillo, la cadera y la muñeca.

Si sufre dolor articular persistente, puede que su médico le recomiende una artroscopia.

La palabra artroscopia proviene de dos palabras griegas: arthron (articulación) y skopein (observar). Literalmente, el término significa «mirar dentro de la articulación».

La artroscopia es un procedimiento que facilita a los médicos una imagen clara del interior de una articulación. Esto les ayuda a diagnosticar y tratar los problemas articulares.

Información extraida de Orthoinfo AAOS