Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Uso de Cookies en el sitio web:
 
CECOTEN le informa del uso de cookies propias y de terceros en nuestro sitio web. Una cookie es un archivo de texto muy pequeño que un servidor web puede guardar en el disco duro de un equipo para almacenar algún tipo de información sobre el usuario. Sólo puede ser leído por el sitio web que lo envío al equipo.
 
Normalmente los sitios web utilizan las cookies para obtener información estadística sobre su página web, y analizar el comportamiento de sus clientes/usuarios.

Escoliosis

¿Qué es una Escoliosis?

Es una desviación lateral de la columna con rotación de las vértebras sobre las inmediatas superior e inferior sin causa identificable.

Esta desviación de la columna afecta aparentemente a estructuras tales como los hombros, la espalda y la pelvis.

No duele ni afecta inicialmente a la vida de relación del paciente. Sin embargo, con el paso del tiempo uno "columna desviada" se "desgasta" más y aparece una "escoliosis dolorosa del adulto".

¿Cuántos tipos de Escoliosis hay?

Si entendemos que la columna la podemos dividir en cervical, torácica (costillas) y lumbar, existirán desviaciones para cada segmento. La curva torácica es la más común, seguida por la curva doble torácica y lumbar, y la lumbar.

Por la edad, una escoliosis puede ser congénita, infantil, del adolescente y juvenil.

Escoliosis Cecoten

¿Quién padece Escoliosis?

La escoliosis afecta a un escaso porcentaje de la población, aproximadamente un 2%. Suele tener un origen familiar y hereditario (20%).

¿Por qué es importante descartar una Escoliosis?

Dos son los puntos de observación de una escoliosis, en casa, en el baño diario, al vestir y comprobar que la falda o el pantalón "le caen mal", o en el colegio en sesiones de exploración masiva por médicos.

Uno escoliosis inicialmente puede ser tratada con métodos conservadores mejorando su condición física. Por otro lado, la corrección quirúrgica de una curva de bajo grado supone mucho menos riesgo y es más eficaz que cuando lo es de un grado avanzado.

¿Cómo se puede sospechar que un niño tiene Escoliosis?

  • Cabeza y cuello inclinado a un lado.
  • Un hombro más elevado.
  • Una escápula (omóplato) más prominente.
  • Una cadera más elevada.
  • Una extremidad inferior más corta.

La confirmación diagnóstica se lleva a cabo mediante una radiografía de cuerpo entero (telerradiografia). Estas radiografías suponen una radiación para el niño y por lo tanto ha de evitarse su repetición innecesaria. Hoy en día, el seguimiento de una escoliosis se puede hacer alternando radiografías con pruebas de formetría (registro de sombras a través de vídeo e integración tridimensional en ordenador) que no conlleva radiación.

¿Cómo se trata una Escoliosis?

Dos son los objetivos del tratamiento, por un lado mejorar el control postural o el equilibrio (balance) corporal y enderezar la columna vertebral desviada.

A los primeros se les denomina tratamiento funcional y constan de:

  • Cinesiterapia: ejercicios supervisados por un médico rehabilitador.
  • Deporte: el más recomendable es la natación.
  • Electroestimulación: consiste en estimular eléctricamente la musculatura paravertebral.
  • Corsés: siempre bajo la supervisión del médico traumatólogo y rehabilitador.

Estos métodos terapéuticos no han podido demostrar en estudios comunitarios que corrijan las deformidades. Sí mejoran la condición física y el balance corporal.

A los segundos se les denomina tratamientos correctores y son quirúrgicos.

La indicación de un tratamiento quirúrgico depende del grado de escoliosis. El ángulo se mide por una telerradiografía. Hay que tener en cuenta no sólo los grados iniciales sino la previsible progresión en función de la edad.

CurvaProgresiónEdadTratamiento
>40º - Inmadura Quirúrgico
>50º - Madura Quirúrgico
0-25º - Inmadura Observación
25-30º 5-10º Inmadura Corsé
30-40º - Inmadura Corsé

Conclusiones.

La escoliosis es una enfermedad suficientemente grave como para que se le preste un máximo de atención. Involucra a padres, educadores, médicos de cabecera y traumatólogos. En todo momento la supervisión la debe llevar a cobo un especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica. Una vez diagnosticada, los períodos de observación no deben sobrepasar los seis meses.