Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Uso de Cookies en el sitio web:
 
CECOTEN le informa del uso de cookies propias y de terceros en nuestro sitio web. Una cookie es un archivo de texto muy pequeño que un servidor web puede guardar en el disco duro de un equipo para almacenar algún tipo de información sobre el usuario. Sólo puede ser leído por el sitio web que lo envío al equipo.
 
Normalmente los sitios web utilizan las cookies para obtener información estadística sobre su página web, y analizar el comportamiento de sus clientes/usuarios.

Patología del Pie en el Adulto

Hallux Valgus o Juanete.

Es la deformidad más frecuente del pie, sobre todo en mujeres. Favorece su aparición la existencia de un dedo gordo excesivamente largo, junto con el uso de zapatos de excesivo tacón y muy estrechos por la punta. También lo provoca la existencia de una desviación hacia dentro del metatarsiano, que es el hueso que se articula con el dedo.

El dedo se desvía hacia fuera y puede llegar a colocarse cebajo o encima del segundo dedo, lo que provoca deformidades del mismo.

Lo que más molesta del juanete es el callo o la bursitis que se origina al nivel del saliente óseo en el borde interno del pie. También, la excesiva desviación hacia fuera del dedo produce dificultades para calzarse y dolor por la desviación del segundo dedo.

Aparte de un tratamiento preventivo-higiénico usando un calzado con anchura suficiente en la punta, no hay otros métodos que eviten la progresión de la deformidad. Los llamados "juaneteras" existentes en las ortopedias no evitan la progresión y su uso produce, en muchas ocasiones, dolor.

Cuando el juanete es doloroso y la bursitis existente sobre el saliente óseo se enrojece y causa problemas para calzarse debe ser operado.

Debe usted ponerse en manos de un especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología para el tratamiento quirúrgico. Todas las técnicas "milagro", anunciadas en los medios de comunicación, se limitan, en la mayoría de los casos, a quitar el saliente óseo y el juanete vuelve a reproducirse al poco tiempo. Sepa usted que el especialista puede operarle sin anestesia general, resolviendo de manera satisfactoria el problema y sin que tenga grandes dolores en el postoperatorio.

Deformidades y Callosidades en los Dedos.

La más frecuente es el dedo en "martillo". El dedo forma un saliente hacia el dorso en la parte proximal con una molesta callosidad a nivel de la articulación, la parte distal del dedo cae hacia la planta pudiendo incluso aparecer una callosidad en la punta del dedo.

La callosidad en el dorso del dedo se forma por el roce continuado del calzado con el saliente óseo que forma la cabeza de la primera falange.

El dolor que produce puede aliviarse con una limpieza de la callosidad y protegiendo el dedo con una funda de material blando que se comercializa en las ortopedias. Pero cuando un dedo en martillo molesta debe usted operarse. Acuda al especialista que, con anestesia local, mediante una sencilla operación le resolverá el problema. Puede usted también padecer una callosidad en un dedo en la cara lateral en contacto y un color rojiblanco alrededor, tiene usted un "ojo de perdiz". Éste está causado porque una parte de la falange del dedo presiona sobre la piel y da origen a la callosidad. Puede aliviarse colocando una almohadilla entre los dedos; pero si quiere usted resolver el problema, lo indicado es eliminar el saliente del hueso. El especialista se lo puede resolver con una operación simple con anestesia local.

Si usted padece un saliente en el borde externo del pie sobre el quinto dedo, tiene lo que se denomina "juanete de sastre". Éste puede ir acompañado, incluso, de una desviación del dedo pequeño hacia dentro que puede llegar a colocarse debajo del cuarto dedo, entonces la deformidad se conoce como quinto dedo varo.

Éste puede profucir dolor por el roce del calzado y llegar a ser muy molesto. Acuda al especialista, su problema puede operarse y resolverse.

Dolores en el Talón. Talalgias.

El más frecuent es el que aparece en la parte posterior de la planta debajo del calcáneo, está motivado por una tendinitis de inserción en la cara plantar del mismo. Normalmente existe un saliente óseo en este hueso conocido como espolón, que puede impedir la marcha por el dolor.

El tratamiento es siempre conservador. Deberá usarse una plantilla que deje un hueco en la zona central para que no apoye el calcáneo, tomar anti-inflamatorios y, a veces, recurrir a las infiltraciones realizadas por un especialista. Rara vez necesita ser operado.

Si el dolor es en la cara posterior del calcáneo y, además, existe una bursitis en la zona de contacto con el borde del zapato, el motivo es que el calcáneo tiene un saliente óseo que presiona la piel.

Debe protegerse la zona con una almohadilla, y, si la molestia es importante, debe operarse para extirpar el saliente del hueso que origina el problema.

Dolores Plantares en la Parte Anerior. Metatarsalgias.

El dolor se localiza detrás de los dedos en la zona de apoyo. Si el dolor es punzante, como si le pinchase un clavo al andar, y está localizado en el espacio entre dos dedos, puede padecer usted un neuroma de Morton. Se llama así porque el dolor está producido por un engrosamiento del nervio plantar.

La mayoría de las veces el dolor desaparece tras el tratamiento de infiltraciones practicadas por el especialista, si aquél persiste es necesario operar para extirpar el neuroma.

Si el dolor se localiza detrás de la base de los dedos, usted padece una metatarsalgia motivada por un apoyo irregular de los metatarsianos, que puede acompañarse de molestas callosidades. El origen de su dolor se debe a que, o bien un metatarsiano desciende más que los otros, o bien a que los metatarsianos centrales son excesivamente largos.

La limpieza de las callosidades alivia momentáneamente el problema. Deberá consultar al especialista que le indicará si debe colocarse una plantilla ortopédica de descarga. Si este tratamiento conservador fracasa puede ser necesario operar para conseguir un apoyo equilibrado del antepie. A veces estas operaciones pueden combinarse con corrección del juanete.

Consejos sobre el Calzado.

Lleve siempre un calzado de su talla en el que se acomode bien el pie. En el hombre siempre con tacón y en las mujeres no resulta recomendable un tacón excesivo. No use zapatos de punta estrecha en el hombre y, mucho menos, en la mujer.

La suela del zapato no debe ser excesivamente rígida para permitir el movimiento del pie durante la marcha. Los dedos deben poder moverse discretamente dentro del zapato.

En los niños, use zapatos con contrafuerte en el talón.